Zuhaizpe, tu escuela de salud

“Todos los días tenemos que comer color”

Tiempo de lectura: 7 minutos

[Entrevista realizada por DEIA, publicada el 29 de enero de 2024 en su Especial Mensual sobre Salud n.72).]

El Doctor Karmelo Bizkarra Maiztegi (Durango, 1956) es un profesional de la salud con una amplia formación y 40 años de experiencia en diversas técnicas y disciplinas dentro del campo de la medicina. Fundador y director de la escuela de salud vital Zuhaizpe desde 1988, las bases médicas del centro se fundamentan en una medicina integrativa que recoge conocimientos de la medicina tradicional de occidente, la medicina higienista, la medicina antroposófica y la medicina espagírica.
El objetivo de este enfoque es impulsar las capacidades de auto curación de cada persona empleando, para ello, la alimentación saludable como un factor de salud esencial.

Portada del suplemento

La nutrición está relacionada directamente con la salud y es una de las claves en la escuela que dirige Zuhaizpe. ¿Qué tipo de alimentos destacaría por su capacidad o propiedades curativas para el cuerpo?

—Conocí la medicina higienista en 1980, un año después de terminar la carrera de medicina en el hospital de Basurto. Entonces descubrí algo muy sencillo y poderoso; uno de los factores esenciales que influyen en nuestra salud está en lo que comemos y también en lo que no comemos, es decir, en el ayuno. Para la medicina higienista o salud vital, la alimentación saludable se basa en alimentos vegetales que nos aportan más elementos vivos como la luz, la forma, el color y la energía vital; frutas, verduras, frutos secos, cereales integrales y legumbres. Las verduras contienen más la energía telúrica, la energía de la tierra, mientras las frutas contienen más la energía solar, los diferentes colores de la luz solar. Son flujos de energía provenientes directamente de la naturaleza. Auténticos regalos que no necesitan envoltorio.

¿La forma y color de los alimentos puede incidir en los procesos de curación de ciertas enfermedades?

-En las diferentes formas y colores de los vegetales podemos encontrar las sustancias necesarias para el mantenimiento de la salud y la recuperación de las enfermedades. Esto incluye vitaminas, minerales, antioxidantes y muchas otras energías todavía no descubiertas en el laboratorio. A mí me gusta decir que todos los días tenemos que comer color. Desde el rojo de la remolacha roja, hasta el lila de la lombarda, pasando por el naranja de la zanahoria y el verde de la lechuga, puedes comer el arco iris
entero. Son colores materializados y constituyen una señal evidente de que nos encontramos ante los alimentos más sanos y beneficios para nuestro organismo. Los que seducen en su estado natural, sin manipulaciones posteriores, los que te atraen a la vista, al olfato, al tacto y al gusto, esos son los mejores alimentos. Para una nutrición saludable, también es importante comer cierta cantidad de alimentos vegetales crudos, como frutas, ensaladas y frutos secos.

«Con el ayuno, se puede curar todo lo curable. Es como un ‘cerrado por reformas’ del organismo.«

Usted hace referencia a los campos energéticos presentes en los alimentos que, al consumirlos, pasan a incorporarse a nuestro propio cuerpo energético curando el organismo físico. ¿Podría explicar este proceso más en detalle?

-En los alimentos vegetales crudos, encontramos toda la energía de la naturaleza viva. Cada forma del alimento es una plasmación de las energías que le hacen crecer y madurar de esa forma precisa y no de otra. Detrás de cada sustancia vegetal o animal, hay una energía que la sostiene. Y detrás de cada sustancia, encontramos su esencia. Así que cuando digerimos y desagregamos los alimentos vegetales en nuestro aparato digestivo, todas esas energías que los conforman pasan a nuestro cuerpo nutriendo especialmente el cuerpo energético, que también se ha dado en llamar el cuerpo etérico o cuerpo vital. En general, la energía vegetal es más limpia que la energía que proviene de los alimentos animales, sobre todo cuando la carne de estos últimos se ha impregnado de estrés, maltrato y dolor.

-También destaca el ayuno como un factor de salud que favorece que el cuerpo esté en las mejores condiciones posibles para una auto curación. ¿Cuáles son sus principales beneficios?

-El ayuno es un método tan antiguo como la humanidad y se ha aplicado a lo largo de la historia como una terapia magna. Los animales y los niños, por su propio instinto, ayunan cuando están enfermos, tienen fiebre o han sufrido un accidente, e incluso cuando están estresados, preocupados o con miedo. Los beneficios de un ayuno controlado a nivel médico son amplísimos, puesto que las energías que el cuerpo ahorra en la digestión de alimentos pueden ser dirigidos hacia los procesos de eliminación, desintoxicación y auto regeneración. Es como un ‘cerrado por reformas del organismo.’ El ayuno acrecienta la capacidad de auto curación inherente a todo organismo vivo. El reposo fisiológico que supone favorece el repaso de todo aquello que no anda bien. Con el ayuno, se puede curar todo lo curable.

Las cinco claves de la salud

La nutrición saludable. Es la utilización de alimentos vivos, en su mayoría vegetales, con una pequeña cantidad de alimentos de origen animal. Los alimentos que nos nutren nos ayudan a la curación, mientras que los comestibles sin vida nos intoxican y enferman. El ayuno es una terapia practicada por la humanidad desde antiguo. El ahorro de la energía que ocurre cuando no comemos, se dirige, guiado por el instinto somático, hacia la desintoxicación y la curación. Siempre bajo asesoramiento médico y manteniendo la hidratación con agua, caldos o zumos.

El contacto con la naturaleza. El ser humano no tiene energía en sí mismo, sino en cuanto recoge dicha energía de los alimentos que ingiere, el agua que bebe, el aire que respira y la luz del sol, la cual forma la vitamina D, esencial para la vida. Si falta alguno de ellos, la vida se vuelve inviable. Nuestro cuerpo es un organismo de transformación que convierte en vida la naturaleza que nos rodea. De la sustancia de los elementos, extrae la esencia que ayuda a mantener la salud y la vida.

La respiración consciente. A lo largo de los siglos y de las culturas, se ha identificado la respiración con una luz elevada que trae consciencia. Viene a ser lo mismo aquello que los médicos hipocráticos llamaban pneuma, los yoguis, prana, los hebreos, ruah, los árabes, rüh, y los latinos, spiritus. Todas estas palabras muestran la importancia que se ha dado a la respiración como un aliento de vida. El primer acto del ser humano al nacer es respirar y el último es espirar. La vida transcurre entre estos dos hechos.

El movimiento y el reposo. La vida avanza y se detiene. Somos seres articuladosprestos para el movimiento y la expresión física que luego necesitan recuperarse. El ejercicio y el deporte son factores de salud de primera línea, al igual que el descanso. Tan necesario es poner en marcha el cuerpo, que es un magnífico vehículo de expresión psicocorporal, como dejarlo reposar después para recargar energías y favorecer la curación. Un aforismo que oí por primera vez en 1983 dice: el enfermo lo único que necesita es ‘caldo y quietud.’

La expresión emocional. La emoción es lo que hace emocionante a la vida. Y, de todas formas, no se puede no sentir. Siempre expresamos lo que sentimos. A veces,desde el silencio. Otras veces, mediante gestos. Con frecuencia, por la constitución corporal. Y, en el peor de los casos, a través de los síntomas de enfermedad. Es esencial integrar especialmente las cuatro emociones básicas; el miedo, la tristeza, larabia y la alegría. Expresar las emociones es un paso esencial para no enfermar.

Uno de los procesos médicos que trabaja en Zuhaizpe es la medicina antroposófica. ¿En qué consiste y cómo se potencia a partir de ella la curación y la salud en las personas?

-La medicina antroposófica se estudia en las facultades de Medicina y es reconocida como una especialidad médica más en países de Europa como Alemania y Suiza. Hay hospitales, sanatorios y clínicas donde se ejerce de forma habitual esta especialidad médica en Reino Unido, Italia, Suecia y Brasil. Al igual que la medicina higienista, la medicina antroposófica se basa en potenciar la capacidad de auto curación del organismo humano, aunque desde otra cosmovisión. Para esta medicina, el ser humano ha interiorizado en forma de órganos los mismos procesos que se encuentran en la naturaleza, como minerales, vegetales y animales.
De esta manera, todo lo que ocurre en su interior es un reflejo de procesos que se dan afuera, en el medio natural. Y por eso, cuando alguno de esos procesos se desequilibra, se puede recurrir a remedios extraídos de la naturaleza en forma de mineral, planta o diluciones naturales, que despiertan en el organismo enfermo su propio poder autocurativo. La medicina antroposófica es verdaderamente una ampliación de la ciencia del curar, y no se centra tanto en luchar contra la enfermedad, sino en favorecer la salud.

¿Algún consejo, desde el punto de vista de la alimentación, que ayude a equilibrar la salud física tras los excesos navideños?

-Se ha comido en exceso y se ha comido mal. Muchos alimentos procesados repletos de aditivos, fritos, embutidos cargados de sal, exceso de azúcar y dulces, alcohol, refrescos químicos… es importante que el cuerpo se desintoxique, y para ello necesita abrir todas sus vías de eliminación. Son muy frecuentes, por ejemplo, los catarros y las gripes después de las fiestas. A menudo no son más que un intento del organismo de expulsar todos los tóxicos mediante la vía respiratoria; los mocos, las flemas, la tos y la fiebre.
Todo eso que confundimos con una enfermedad aguda suele ser simplemente una necesaria crisis de esintoxicación. El organismo también elimina sustancias nocivas mediante la vía digestiva, en el caso de vómitos y diarreas, y la vía urinaria, cuando la orina aparece oscura y con mucho olor. Enero siempre se caracteriza por un aumento de estos procesos depurativos.
En cuanto a consejos para ayudar a la autolimpieza del organismo, se puede realizar un semiayuno a base de caldos, zumos, purés de verduras y alimentos crudos como frutas, ensaladas y frutos secos. O un ayuno intermitente, saltándonos el desayuno o la cena. Así dejamos que descanse nuestro aparato digestivo. Y con esa energía sobrante, el organismo puede recuperar su metabolismo sobrecargado.
Todo ello, guiado por el instinto de auto conservación del organismo.

¿Algún otro mensaje que quiera transmitir?

-Me gustaría insistir en que la curación no es un acto médico, sino un proceso biológico en el que las personas podemos colaborar decisivamente con una vida más saludable. Pero, claro, primero hay que aprender cómo llevar una vida más saludable. Hoy más que nunca es imprescindible una educación para la salud que abarque desde los medios de comunicación al sistema sanitario, desde las escuelas infantiles a las facultades de Medicina. Una escuela de salud que ayude a las personas enfermas a ser pacientes ante los síntomas desagradables de la enfermedad, pero ‘hacientes’ para mantener o recuperar la salud. ●

Un comentario

  1. Muchas gracias por toda esta valiosa información.
    Llevo años practicando esta forma de alimentación, mas ayuno intermitente. Un plato lleno de colorido de alimentos vivos hace sentirse bien a tu cuerpo y a tu alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Julio Arroyo

Julio Arroyo García Abad

Jefe de cocina del Centro de Salud Vital Zuhaizpe, pionero y experto en agricultura biodinámica en España. También da clases de cocina y es especialista en transformados lácteos, panadería y pastelería ecológica. Artista polifacético, además de hacer alguna incur- sión en la pintura, es un apasionado de la cerámica.

Karmelo Bizkarra

Licenciado en Medicina por la Universidad del País Vasco en 1979, aboga por una medicina integrativa y humanística. Es un pionero en España de la medicina higienista, especializado en medicina antroposófica y espagírica, experto en terapias psicocorporales y referente en el ayuno terapéutico. Fundador y director médico del Centro de Salud Vital Zuhaizpe, ha dado cientos de conferencias y entrevistas y ha escrito varios libros sobre salud, alimentación, ayuno y emociones.

Amalia Castro - Foto Bio

Amalia Castro

Amalia Castro Menéndez es licenciada en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela (1995) y en Psicología Clínica por la UNED (2005) y se ha especializado en diferentes técnicas psicocorporales y terapias humanistas: terapia corporal bioenergética, terapia Gestalt, coaching coactivo, eneagrama, constelaciones familiares, constelaciones estructurales, facilitación sistémica y constelaciones circulares. Es directora del Centro de Salud Vital, Zuhaizpe, y coordinadora del Área de Salud Emocional.