Scroll to top

El limón, un universo de oro

Tiempo de lectura: 5 minutos

Gracias a los innumerables beneficios que proporciona a nuestra salud, el limón ha sido considerado medicina natural. Es un alimento que estimula nuestros sentidos y consigue despertar en nosotros las reacciones físicas y emocionales más variadas. 

El limón sabe a felicidad. Su sabor cítrico tan característico, combinado con el aroma que desprende, despierta de inmediato nuestras papilas gustativas y nos transporta al mundo de los sentidos. 

Los beneficios que nos proporciona pueden reflejarse en nuestra parte más externa, la piel o el pelo y a nivel interno en todos los sistemas principales que operan en nuestro organismo: el sistema digestivo, vascular, renal, óseo, muscular… es por tanto, un alimento muy poderoso que a menudo pasa desapercibido frente a nosotros.

El limón es nuestro alimento de este mes, una fruta que aunque puede recolectarse en varios momentos del año, algunas variedades resisten muy bien al frío y es ahora en marzo y abril cuando el fruto está en un estado óptimo para regalarnos todas sus propiedades.

¿Desde cuándo? ¿Hasta dónde?

Desde su planetario

bajaron a la tierra los limones […]

Dentro de la familia de las Rutáceas el limón pertenece al género Citrus comúnmente llamado cítrico. Se cree que aunque algunas de sus variedades fueron cultivadas en la prehistoria, su origen se le atribuye al Sudeste asiático, China e India, después pasó a Arabia y fue a partir de la conquista musulmana de la península ibérica, que el limón entró por primera vez en Europa. 

Su cultivo fue extendiéndose por los países mediterráneos a partir del 400 d.C.

En España en particular, se cultivó por todo el territorio pero en especial fue en Levante donde arraigó con más facilidad, actualmente es donde se concentra la mayor producción del país.

Lima-Limón

Cristobal Colón en uno de sus viajes a América transportó para sus intercambios diversas especies de cítricos, incluidos el limón y la lima. Ambos tienen el mismo origen y son de la misma familia pero de árboles híbridos distintos. La lima es el fruto del limero (Citrus aurantifolia) y el limón el del limonero (Citrus limón). Este último crecía mucho mejor que la lima en España pero en América, sin embargo, arraigó mejor el limero, por lo que allí la lima fue y sigue siendo mucho más abundante.

Se desconoce por qué en ambos lugares llamaron igualmente limón a su especie más prolífica, pero incluso hoy en día para buena parte de Latinoamérica lo que aquí llamamos limón para ellos es la lima y viceversa.

Características 

Hundido en la fragancia salió

del limonero el amarillo […]

El limonero es un árbol de tronco grueso, apenas de 4 metros de alto, con la corteza grisácea y la copa redondeada que puede llegar a dar varias cosechas a lo largo del año.

Hay hasta seis variantes distintas de limones que se diferencian por su tamaño, forma, por el grosor de su piel o grado de acidez.

En particular las dos variantes más comunes son por un lado el limón Verna, de un amarillo intenso, poca semilla, piel gruesa y que no da mucho zumo; y por el otro, el limón Fino: de corteza fina y pegada, con pulpa amarillo pálido, mucho zumo y muy rico en ácido cítrico y aceites esenciales.

Un dato curioso es que se trata de una fruta que no se come igual que una manzana o incluso otros cítricos como la naranja o mandarina; las propiedades del limón las tomamos a través de su zumo o de extraer o rallar parte de su piel (altamente recomendado para este uso los limones ecológicos que no contengan antifúngicos tóxicos).

Zumo de limón, zumo de bendición

Una copa amarilla

con milagros […]

Es una fruta con pocas calorías y un alto contenido en agua. Es rica en vitamina C, que ayuda al buen estado de los vasos sanguíneos, promueve la formación de colágeno, mejora la salud de la piel y los huesos, ayuda en procesos de cicatrización, y se utiliza para prevenir enfermedades inflamatorias e infecciosas.

Además tiene calcio, fibra y potasio, importante este último para una buena actividad muscular; también magnesio, que ayuda al buen funcionamiento del intestino, nervios o músculos, que interviene igualmente en la regeneración de la parte ósea y refuerza el sistema inmunitario. 

El fósforo que contiene interviene en la mineralización en tejidos óseos, además de ser un activador de diversos enzimas y vitaminas. Cuenta también con vitaminas del grupo B, ácido fólico, ácido málico y flavonoides, que actúan como antioxidantes. 

Por último, la acidez del limón es debida a la gran cantidad de ácido cítrico (de 5 a 8%) que actúa como desinfectante y alcalinizante.

Un aliado para nuestra salud

El licor más profundo

de la naturaleza […]

Si consideramos salud como el resultado de una vida en armonía veremos cómo el limón nos proporciona las herramientas necesarias para reequilibrarnos desde dentro.

Echando la vista atrás, ¿quién no se recuerda de niño haciendo gárgaras o tomando agua o té tibio con limón para combatir afecciones de garganta? Su poder antibiótico y antiviral colocó al limón como remedio casero de primera, que sigue convenciendo después de tanto tiempo.

Y si el cuadro se complicaba hacia una gripe o similar y empezaban a aparecer síntomas como la fiebre, el limón seguía siendo un gran aliado ya que ayuda a reducir la temperatura corporal porque aumenta la transpiración, mientras que nos ayuda a mejorar la salud.

Por otro lado, su alto contenido en vitamina C es fundamental cuando tenemos problemas relacionados con el sistema respiratorio como el asma o la bronquitis, entre otros, ya que nos ayuda a limpiar las vías respiratorias durante el proceso de recuperación.

Su contenido en ácido cítrico es precisamente lo que al ingerirlo favorece la alcalinización de nuestro cuerpo, nos ayuda a regular nuestro pH y calmar y solucionar diversos problemas digestivos, tales como la hinchazón abdominal, la indigestión, las náuseas, diarrea, acidez o estreñimiento.

Esa acidez, al igual que la del zumo de la naranja, es un gran aliado a la hora de despertar por las mañanas a los niños más somnolientos. La acidez de los cítricos nos despiertan a esa edad al mundo de los sentidos. 

Gracias a los antioxidantes, vitaminas y minerales que tiene, nos ayuda a eliminar y limpiar sustancias no deseables retenidas en el organismo. De igual modo su gran cantidad de potasio nos ayuda a reducir la retención de líquidos. 

También esta característica ayuda en procesos de adelgazamiento, que si bien no parece que el consumo de limón sea eficaz para adelgazar por sí mismo, es un gran aliado en la eliminación de desechos gracias a su acción depurativa.

El limón se ha hecho un hueco también dentro del ámbito de la belleza. Una piel o cabello saludable es el resultado de la acción de los antioxidantes y vitamina C que contiene, entre otros,  y que neutraliza los radicales libres. Prevenir por tanto el envejecimiento prematuro, o que estimula la producción de colágeno para la piel son algunos de los beneficios que la industria de la cosmética rescata con gran acierto para sus fórmulas.

En definitiva, el limón es una carta blanca indiscutible para equilibrar nuestro organismo y el agua con limón es algo muy recomendable para las malas digestiones o empachos.

Con té verde, con miel, con agua caliente, en ayunas, en aliños, con otros zumos, en fin, merece la pena buscar la fórmula que nos sea más agradable porque ese rayo de la luz que se hizo fruta,

el fuego diminuto de un planeta, como decía Neruda, es una enorme cantidad de beneficios, un verdadero regalo escondido aunque a la vista de todos.

Oda al limón

Pablo Neruda

De aquellos azahares
desatados
por la luz de la luna,
de aquel olor de amor
exasperado,
hundido en la fragancia salió
del limonero el amarillo,
desde su planetario
bajaron a la tierra los limones.

¡Tierna mercadería!
Se llenaron las costas,
los mercados,
de luz, de oro silvestre,
y abrimos dos mitades
de milagro,
ácido congelado que corría
desde los hemisferios
de una estrella,
y el licor más profundo
de la naturaleza,
intransferible, vivo,
irreductible
nació de la frescura
del limón,
de su casa fragante,
de su ácida, secreta simetría
En el limón cortaron
los cuchillos
una pequeña catedral,
el ábside escondido
abrió a la luz los ácidos vitrales
y en gotas
resbalaron los topacios,
los altares,
la fresca arquitectura.

Así, cuando tu mano
empuña el hemisferio
del cortado limón sobre tu plato
un universo de oro
derramaste,
una copa amarilla
con milagros,
uno de los pezones olorosos
del pecho de la tierra,
el rayo de la luz que se hizo fruta,
el fuego diminuto de un planeta.

5 comentatios

  1. María Begoña

    Gracias por el artículo tan bonito!!!

  2. José Maria

    Como siempre, un artículo cargado de ciencia y a nivel de todo el mundo.

  3. Soledad

    Lo que me sorprende es que no hable de las limitaciones que pueden tener algunas enfermedades para comer zumo y piel de limón. Por lo demás, bonito pero poco práctico.
    Gracias

  4. Mariela Alfaro B

    Excelente información y nutritiva me encanta leerla muchas gracias

  5. KIorte

    Muy muy bonito y aporta información que desconocía pero es verdad que extraño más pautas de Administracion y contraindicaciones porque me imagino que aquellas personas que tienen úlcera gastrica no podrán tomarlo

    Mila esker! Muchas gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *